Si hiciéramos un listado con los fabricantes que llevan haciendo móviles desde que se popularizaron ahí tendríamos a Sony, una de las marcas que no solo ha hecho evolucionar a Android, también a la propia telefonía. La marca ha ido a la baja en ventas hasta quedar por debajo del 1 % mundial de distribución en smartphones. Y claro, el gigante japonés no puede andar perdiendo dinero siempre.

Esta semana conocimos los planes de Sony para su división de móviles: la empresa unifica dicha división con la de audio, televisión y cámara. Esto implica que las futuras pérdidas de la antaño sección móvil se verán diluidas por los beneficios de las otras divisiones. Como consecuencia, Kaz Hirai, mítico presidente de Sony Mobile, dimitirá para ceder el testigo a Kenichiro Yoshida; que será quien dirija la nueva Sony Electronics Products and Solutions.

Más allá de los movimientos confirmados, ahora sabemos los planes a corto plazo de Sony. Como revela Asian Review en Nikkei, la marca japonesa prevé prescindir de la mitad de los trabajadores que se dedican actualmente al terreno de los smartphones.

Sony reduce la inversión en los móviles y recortará la mitad de los empleos que destinaba a su desarrollo

Los Xperia en peligro: Sony recortará la mitad de la plantilla

Sony Xperia XZ3

La noticia es demoledora no solo para los trabajadores implicados, también para quienes seguimos la actualidad móvil del fabricante. Dadas las malas noticias de ventas, y los ajustes que está realizando la empresa a nivel interno, el futuro de los Sony Xperia es cada vez más oscuro.

Como detalla Asian Review, la previsión mundial de ventas para Sony es de solo 6,8 millones de unidades para 2018, una cifra irrisoria para una marca de su calibre. Tras una caída dramática durante los últimos años, y sin que los esfuerzos de Sony consiguieran remontar en ventas para recuperar beneficios, a la empresa le toca aplicar los recortes.

Sony planea recolocar a una parte de los empleados que pierdan su trabajo en el sector móvil. Además, la empresa invertirá sus esfuerzos en los mercados estadounidense y japonés. Y como conocimos hace pocos días, Sony cerrará su fábrica de smartphones en China, otra señal de los malos tiempos para la marca japonesa.